Autopoiesis

Introducción #

El concepto de autopoiesis, desarrollado por los biólogos chilenos Humberto Maturana y Francisco Varela a principios de la década de 1970, representa un punto de inflexión significativo en los campos de la biología, la ciencia cognitiva y la teoría de sistemas. La autopoiesis, que significa “auto-creación,” describe la naturaleza auto-sostenible y auto-organizadora de los sistemas vivos. A continuación, exploramos las ideas fundamentales de la autopoiesis, su influencia en el desarrollo de la cibernética de segundo orden y sus conexiones filosóficas con el budismo Mahayana. Al examinar el impacto interdisciplinario de la autopoiesis, podemos apreciar sus profundas implicaciones para comprender la vida, la cognición y la conciencia, encontrando también un interesante punto de conexión entre los estudios budistas y la cibernética.

Autopoiesis: El Concepto #

La autopoiesis fue introducida por primera vez por Maturana y Varela en su obra seminal “Autopoiesis and Cognition: The Realization of the Living” (1980). Ellos definieron la autopoiesis como el proceso mediante el cual un sistema produce y mantiene sus componentes, los cuales a su vez regeneran la organización del sistema. Este bucle auto-referencial asegura la continuidad e identidad del sistema. En esencia, un sistema autopoiético es autónomo, operativamente cerrado y capaz de autorregulación.

El trabajo de Maturana y Varela se desvió de las visiones tradicionales de la vida que se centraban en la información genética y los procesos metabólicos. En cambio, enfatizaron la importancia de las dinámicas relacionales que sustentan un sistema vivo. Como afirmaron Maturana y Varela, “Los sistemas vivos son sistemas cognitivos, y vivir como proceso es un proceso de cognición” (Maturana y Varela, 1980, p. 13).

Influencia en la Cibernética #

La introducción de la autopoiesis marcó un momento crucial en la evolución de la cibernética, particularmente en la transición de la cibernética de primer orden a la de segundo orden. La cibernética de primer orden, encabezada por Norbert Wiener y otros, se centraba en los mecanismos de retroalimentación y los sistemas de control en máquinas y organismos. La cibernética de segundo orden, sin embargo, enfatizó el papel del observador en la definición e interacción con los sistemas.

Heinz von Foerster, una figura clave en la cibernética de segundo orden, integró la autopoiesis en su trabajo, reconociendo sus implicaciones para comprender los sistemas auto-referenciales y auto-organizativos. Von Foerster argumentó que los observadores son parte de los sistemas que estudian, destacando así la importancia de la reflexividad y la subjetividad en la investigación científica (von Foerster, 2003). La autopoiesis proporcionó un marco conceptual para explorar cómo los sistemas mantienen su coherencia y se adaptan a entornos cambiantes.

Conexiones con el Budismo Mahayana #

Los fundamentos filosóficos de la autopoiesis resuenan con ideas clave en el budismo Mahayana, particularmente los conceptos de origen dependiente (pratītyasamutpāda) y vacuidad (śūnyatā). El origen dependiente afirma que todos los fenómenos surgen en interdependencia con otros fenómenos, rechazando la noción de existencia inherente e independiente. De manera similar, la autopoiesis enfatiza la naturaleza relacional e interdependiente de los sistemas vivos.

Maturana y Varela reconocieron ellos mismos estos paralelismos, estableciendo conexiones entre sus conocimientos biológicos y la filosofía budista. En “The Tree of Knowledge: The Biological Roots of Human Understanding” (1987), escribieron: “Podemos reconocer en la tradición budista una convergencia notable con nuestra comprensión de la biología de la cognición” (Maturana y Varela, 1987, p. 248).

Además, el concepto de vacuidad en el budismo Mahayana se alinea con la idea de cierre operativo en los sistemas autopoiéticos. La vacuidad denota la ausencia de esencia intrínseca, sugiriendo que las entidades existen solo en relación con otras. El cierre operativo, de manera similar, implica que un sistema autopoiético se define por sus interacciones y dinámicas internas en lugar de por determinantes externos.

Implicaciones #

El concepto de autopoiesis ha tenido amplias implicaciones en diversas disciplinas. En la ciencia cognitiva, ha informado enfoques enactivos y corporizados para comprender la mente y la conciencia, como se observa en el trabajo de académicos como Evan Thompson y Alva Noë. En la teoría organizacional, la autopoiesis ha influido en modelos de organizaciones auto-gestionadas y adaptativas, como el Modelo de Sistema Viable de Stafford Beer.

Al unir perspectivas biológicas, cognitivas y filosóficas, la autopoiesis ofrece un marco holístico para explorar la complejidad de la vida y la conciencia. Sus conexiones con el budismo Mahayana enriquecen aún más este marco, proporcionando una perspectiva intercultural e interdisciplinaria para comprender la naturaleza interdependiente de la existencia. El concepto de autopoiesis de Maturana y Varela representa un punto de inflexión significativo en nuestra comprensión de los sistemas vivos. Su influencia en la cibernética de segundo orden y su resonancia filosófica con el budismo Mahayana subrayan la profunda interconexión de la vida, la cognición y la conciencia. A medida que continuamos explorando estas conexiones, obtenemos una comprensión más profunda de la naturaleza de la existencia y los procesos que la sustentan.

Referencias #

Maturana, H. R., & Varela, F. J. (1980). Autopoiesis and Cognition: The Realization of the Living. D. Reidel Publishing Company.

Maturana, H. R., & Varela, F. J. (1987). The Tree of Knowledge: The Biological Roots of Human Understanding. Shambhala Publications.

von Foerster, H. (2003). Understanding Understanding: Essays on Cybernetics and Cognition. Springer-Verlag.