Fenomenología Alien

“Alien Phenomenology, or What It’s Like to Be a Thing” (2012) de Ian Bogost representa una obra seminal en el realismo especulativo y la ontología orientada a objetos (OOO). Este libro proporciona una exploración intrincada de cómo los objetos interactúan y perciben el mundo, posicionándose en contra de las visiones tradicionales antropocéntricas de la fenomenología. La metodología de Bogost involucra varios conceptos clave: ontografía, metaforismo, carpintería y asombro. Estas ideas en conjunto forman un marco que permite la comprensión y apreciación de los objetos más allá de las perspectivas centradas en los humanos.

Años antes, en “Unit Operations: An Approach to Videogame Criticism” (2006), Bogost argumenta que principios similares subyacen tanto en la teoría literaria como en la computación, proponiendo una teoría que puede analizar una variedad de medios, incluidos los videojuegos, la literatura y el arte, como sistemas configurativos de unidades de significado interconectadas. Esta teoría de las operaciones unitarias es crucial para comprender las acciones discretas e interconectadas que forman la base de la creación de significado en diferentes medios y se conecta con las exploraciones posteriores del autor sobre la OOO.

Ontografía #

La ontografía es la práctica de catalogar la existencia y las relaciones de los objetos sin reducirlos a meros usos o interpretaciones humanas. Bogost describe la ontografía como un método para documentar la “existencia y acción de los objetos” destacando sus relaciones y propiedades sin sesgo antropocéntrico (Bogost, 2012, p. 35). La ontografía, por lo tanto, tiene como objetivo revelar la red de relaciones entre los objetos, ofreciendo una manera de entender sus interacciones y dependencias.

Bogost usa el ejemplo del desafortunado juego de Atari “E.T.: The Extra-Terrestrial” para ilustrar la ontografía. Detalla cómo el juego puede verse no solo como un producto de consumo sino también como un ensamblaje de varios componentes: 8 kilobytes de opcodes 6502, una ROM enmascarada, un cartucho de plástico moldeado, etc. Cada uno de estos componentes representa una faceta diferente del juego, mostrando su naturaleza compleja cuando se ve a través del lente de la ontografía (Bogost, 2012, p. 18).

Metaforismo #

El metaforismo es el enfoque de Bogost para entender cómo los objetos se perciben entre sí a través del pensamiento analógico. Argumenta que el lenguaje y el pensamiento humano inevitablemente dependen de la metáfora para cerrar la brecha entre las experiencias humanas y no humanas. Este enfoque se encapsula en su afirmación de que “la única manera de realizar una fenomenología alienígena es mediante la analogía” (Bogost, 2012, p. 64). Las metáforas, aunque antropocéntricas, ayudan a iluminar las experiencias subjetivas de los objetos.

Bogost expande sobre esto al referirse a la famosa pregunta del filósofo Thomas Nagel, “¿Qué se siente ser un murciélago?” Sugiere que entender los objetos implica un acto similar de especulación imaginativa, donde debemos usar analogías para captar las experiencias subjetivas de entidades no humanas (Bogost, 2012, p. 64). Este método especulativo permite una apreciación más rica, aunque imperfecta, de las diversas maneras en que los objetos existen e interactúan.

Carpintería #

En conexión con Harman, la carpintería en el marco de Bogost se refiere a la práctica de hacer cosas que explican cómo los objetos experimentan sus mundos. A diferencia de la escritura filosófica tradicional, que se basa en la teorización abstracta, la carpintería implica crear artefactos que encarnan ideas filosóficas. Bogost define la carpintería como “trabajos filosóficos que construyen artefactos como medio para comprender cómo las cosas se encuentran” (Bogost, 2012, p. 93).

Un ejemplo de carpintería es el proyecto de Bogost “Tableau Machine,” una instalación que usa un actor social no humano para interpretar e informar sobre el estado de su entorno a través del arte abstracto. Este proyecto demuestra cómo la carpintería puede materializar los mecanismos internos de los objetos, ofreciendo una exploración tangible de su fenomenología (Bogost, 2012, p. 106).

Asombro #

El concepto de asombro en la filosofía de Bogost enfatiza la importancia del asombro y la curiosidad al involucrarse con los objetos. Argumenta que el asombro interrumpe la percepción mundana de los objetos cotidianos, revelando su complejidad intrínseca y extrañeza. Bogost afirma, “El alienígena no está en la morgue militar de Roswell, o en los confines galácticos… Está en todas partes” (Bogost, 2012, p. 134).

Esta noción de asombro sirve como contrapeso al rigor analítico de la ontografía y la carpintería, fomentando un compromiso más intuitivo y emotivo con el mundo de los objetos. Al cultivar un sentido de asombro, Bogost busca fomentar una apreciación más profunda de la riqueza y diversidad de las experiencias orientadas a los objetos.

Operaciones Unitarias #

En “Unit Operations,” Bogost extiende su exploración de los objetos y sus interacciones al proponer que cualquier medio—videojuegos, literatura, cine—puede leerse como un sistema configurativo de unidades de significado discretas e interconectadas. Él afirma, “Las operaciones unitarias son modos de creación de significado que privilegian acciones discretas y desconectadas sobre sistemas deterministas y progresivos” (Bogost, 2006, p. 3). Este enfoque contrasta con las operaciones sistémicas, que interpretan la autoridad literaria singular o los procesos deterministas.

Bogost ilustra esta metodología con ejemplos de varios campos, como su análisis de la libertad en grandes espacios virtuales en “Grand Theft Auto 3,” “The Legend of Zelda,” y obras literarias como “Madame Bovary” de Flaubert y “Ulysses” de Joyce (Bogost, 2006, p. 1). Argumenta que las operaciones unitarias permiten una comprensión más rica de los aspectos configurativos de los procesos humanos, enfatizando la importancia de unidades discretas, referenciales y dinámicas sobre sistemas estáticos y totalizantes.

Implicaciones Metodológicas #

El enfoque de Bogost en “Alien Phenomenology” y “Unit Operations” sugiere un cambio metodológico en la práctica filosófica y crítica. La fenomenología tradicional se centra en la experiencia y conciencia humanas, a menudo marginando lo no humano. En contraste, el realismo especulativo y la ontología orientada a objetos de Bogost llaman a una perspectiva más amplia e inclusiva que reconoce la autonomía y agencia de todos los objetos.

Sus metodologías—ontografía, metaforismo, carpintería, asombro y operaciones unitarias—proporcionan herramientas para que filósofos y académicos exploren el mundo más allá de los confines centrados en los humanos. Un filósofo-programador-ingeniero que Bogost llama a implementar todos estos métodos, fomenta la documentación, la analogía, la construcción material y el compromiso emotivo con los objetos, ofreciendo un enfoque multifacético para comprender su existencia e interacciones.

Referencias #

Bogost, I. (2006). Unit Operations: An Approach to Videogame Criticism. The MIT Press.

Bogost, I. (2012). Alien Phenomenology, or What It’s Like to Be a Thing. University of Minnesota Press.