Pensamiento Ecológico

La metodología de Morton en “El pensamiento ecológico” implica deconstruir conceptos tradicionales y alentar a los lectores a adoptar una nueva forma de pensar que abarque la interconexión y la complejidad. Utiliza una combinación de discurso filosófico, análisis literario y ciencia ecológica para articular sus ideas. Morton desafía a los lectores a reconsiderar sus suposiciones sobre la naturaleza, la agencia y el papel humano en la red ecológica.

En “Ecología sin naturaleza” (2009), Morton critica la estética ambiental tradicional y propone una nueva forma de pensar sobre la naturaleza y la ecología. Aboga por la eliminación del concepto de “naturaleza” del discurso ecológico, ya que a menudo refuerza la separación entre los seres humanos y el medio ambiente. Al deconstruir estas barreras, Morton pretende promover una conciencia ecológica más integrada y holística (Morton, 2009).

En “El pensamiento ecológico” (2010), Morton redefine cómo pensamos sobre la ecología y nuestro lugar dentro de ella. Al enfatizar la interconexión, la agencia no humana y el concepto de hiperobjetos, Morton proporciona un marco integral para comprender y abordar las cuestiones ecológicas de una manera holística.

En “Being Ecoological” (2018), Morton evita la retórica ecológica convencional que induce a la culpa y, en cambio, presenta la ecología de una manera accesible y atractiva. Evita abrumar al lector con datos y, en cambio, se centra en ideas filosóficas y comprensión práctica. Este enfoque está diseñado para fomentar una comprensión más profunda e intuitiva de los principios ecológicos, alentando a los lectores a integrar estos conocimientos en su vida diaria sin sentirse agobiados o desesperados (Morton, 2018).

Evita la “naturaleza” #

Morton argumenta en contra del concepto tradicional de “naturaleza” como algo separado de los humanos y la cultura. Para Morton, el concepto de “naturaleza” crea una falsa dicotomía entre los seres humanos y el medio ambiente. Morton aboga por un pensamiento ecológico que integre a humanos y no humanos sin la necesidad de una naturaleza idealizada. “La idea de naturaleza se volverá innecesaria porque habremos realizado una adaptación ecológica más profunda al mundo que nos rodea” (Morton, 2007, p. 13). “La naturaleza no es un lugar para visitar. No es un lugar de vacaciones. No es un santuario metafísico. No es un retiro romántico”. (Morton, 2010, pág. 99).

Reconocer la interconexión #

Comprender que todos los objetos, vivos y no vivos, están interconectados es fundamental para la filosofía ecológica de Morton. Este principio requiere considerar las relaciones entre varias entidades y cómo se afectan entre sí. Morton enfatiza que la interconexión no es sólo una visión centrada en el ser humano, sino que incluye todas las formas de existencia. Este concepto desafía los límites tradicionales entre naturaleza y cultura, instándonos a ver el mundo como una intrincada red de entidades interdependientes (Morton, 2010). “El pensamiento ecológico debe ser más que sólo conciencia ambiental; tiene que ser una forma de pensamiento de coexistencia” (Morton, 2018, p. 3). “El pensamiento ecológico es el pensamiento de la interconexión. El pensamiento ecológico es un virus que infecta todas las demás áreas del pensamiento”. (Morton, 2010, pág. 4).

Reconocer la agencia no humana #

Morton sostiene que las entidades no humanas, como plantas, animales y objetos inanimados, poseen sus propias formas de agencia e influencia dentro de los ecosistemas. Este reconocimiento desafía la visión antropocéntrica de que sólo los humanos son agentes activos en el mundo. La agencia no humana implica que todos los seres tienen valores y roles intrínsecos dentro de la red ecológica (Morton, 2007). “Al reconocer la acción de los seres no humanos, reconocemos la complejidad y la interdependencia de los sistemas ecológicos” (Morton, 2007, p. 89). “Los no humanos son actores importantes en el drama ecológico y poseen agencia e influencia”. (Morton, 2010, pág. 92).

Explorar hiperobjetos #

Los hiperobjetos son objetos que se distribuyen masivamente en el tiempo y el espacio, como el calentamiento global, e impactan e interactúan significativamente con entornos y entidades locales. La exploración de los hiperobjetos por parte de Morton destaca su presencia omnipresente y a menudo abrumadora, que trasciende las escalas humanas de tiempo y espacio, desafiando nuestra comprensión convencional del mundo (Morton, 2013). “Los hiperobjetos son tan vastos y complejos que nos obligan a repensar nuestro lugar en el universo y nuestras interacciones con el medio ambiente” (Morton, 2013, p. 1).

Abraza la espectralidad #

Morton introduce el concepto de espectralidad, que sugiere que los objetos tienen presencias fantasmales que influyen e interactúan con otras entidades de maneras sutiles y a menudo invisibles. Esta presencia espectral es crucial para comprender las relaciones ecológicas, ya que reconoce la existencia de entidades más allá de nuestra percepción inmediata, que aún afectan el equilibrio ecológico (Morton, 2016). “La espectralidad nos ayuda a comprender las formas ocultas e indirectas en las que los objetos se afectan entre sí dentro de la red ecológica” (Morton, 2016, p. 47).

Hacer realidad la conciencia ecológica #

Morton aboga por una mentalidad ecológica que vaya más allá de las perspectivas centradas en el ser humano, fomentando una conciencia más amplia de la naturaleza compleja e interconectada de todos los objetos del medio ambiente. Este cambio de conciencia es esencial para abordar las cuestiones ecológicas de manera integral y no desde un punto de vista puramente antropocéntrico (Morton, 2010). “La conciencia ecológica significa darnos cuenta de que nuestras acciones tienen consecuencias de largo alcance más allá de nuestro entorno inmediato y de nuestra vida” (Morton, 2010, p. 62).

Evite el antropocentrismo #

La clave principal es desafiar la visión antropocéntrica tradicional que coloca a los humanos en el centro de las consideraciones ecológicas y filosóficas. Aboga por un enfoque más inclusivo que considere la agencia y el significado de todos los objetos, fomentando así una interacción más equilibrada y respetuosa con el medio ambiente (Morton, 2007). “Alejarnos del antropocentrismo nos permite ver el mundo de una manera más equilibrada y justa, reconociendo el valor y la agencia de todos los seres” (Morton, 2007, p. 21).

Referencias #

  • Morton, T. (2010). The Ecological Thought. Harvard University Press.
  • Morton, T. (2007). Ecology Without Nature: Rethinking Environmental Aesthetics. Harvard University Press.
  • Morton, T. (2013). Hyperobjects: Philosophy and Ecology after the End of the World. University of Minnesota Press.
  • Morton, T. (2016). Dark Ecology: For a Logic of Future Coexistence. Columbia University Press.
  • Morton, T. (2018). Being Ecological. MIT Press.